20 jun. 2010

José Saramago

Comunista, ateo, exiliado. Un hombre que rescató las letras portuguesas del olvido, y dotó siempre a sus historias de un sentido estético que rebasaba su análisis de la condición humana y su comportamiento ante las situaciones más diversas. Odiado o amado, jamás pasó desapercibido. En El evangelio según Jesucristo, Caín o Ensayo sobre la ceguera mostró su maestría para escribir sus ideas, a la vez que fundamentarlas.

Fue Ensayo sobre la ceguera mi libro favorito, no solo de él, sino de cualquier otro escritor que haya leído. En su historia, llevó al ser humano a las condiciones sociales más extremas para demostrar que antes que un ser social, es solo un ser vivo, y hará todo para mantenerse como tal. La traición, la busqueda del poder, o simplemente la supervivencia del más fuerte, guían la historia que va del blanco al negro, con un final esperanzador.

Murió un grande, que nos dejó como legado historias retadoras, llenas de contrastes y que demenuzan la conducta humana, como solo un genio es capaz de hacerlo para llevarnos al entendimiento de que el lado oscuro, está en todos nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...